Nuestras colaboradoras Valeria Fuentes y Monserrat Pacheco nos anuncian una nueva sección. A través de ella nos pondrán al día de las experiencias que, en conjunto, vivirán al asistir a diferentes actividades culturales. Además de eso, nos invitan a animarnos para juntarnos con nuestros cercanos y asistir a la gran cantidad de eventos culturales que podemos encontrar en nuestro entorno. Hacerlo trae más de un beneficio y no solo se trata de una forma de olvidarnos del estrés diario.

Las posibilidades de mi entorno

 Vivimos en una ciudad donde, a la semana, nos podemos encontrar con una cartelera variada de actividades culturales. Si nos concentramos bien en buscarlas, nos daremos cuenta de que son realmente asequibles y que no existen grandes dificultades para asistir a ellas. Encontramos obras teatrales, cine, exposiciones y conciertos de todos los precios. Algunos de ellos, incluso, totalmente gratis.

La importancia de asistir a estas actividades es la adquisición de nuevas experiencias, así como el enriquecimiento que le dan a nuestras vidas a medida que incorporamos el arte y la cultura a nuestra agenda. Por otro lado, más allá de salir de la rutina, ayudamos a promover el trabajo de los artistas, sobre todo si además invitamos a un amigo o amiga a participar.

Una vez iniciada la voluntad de ser partícipe de estas experiencias, identificamos con mayor facilidad el programa cultural de nuestras ciudades. La relación que se tiene con el propio entorno se estrecha y comienzo a reconocer nuevos lugares, ayudando así a valorar la actividad artística, el trabajo de quienes acercan la cultura a las personas y la historia del entorno en que nos desenvolvemos.

Impacto cultural en la sociedad

Cada vez que «consumimos» lo que nos ofrecen los espacios culturales, nos vamos desarrollando junto con el otro. Somos espectadores donde por igual podemos compartir y sentirnos parte de lo que observamos. Podemos aprender algo nuevo, pues ninguna experiencia es igual a la otra. Siempre a partir de ellas hay algo nuevo que decir, mostrar o reflexionar.

Vivimos en una sociedad en constante cuestionamiento, que revaloriza desde lo conceptual hasta lo identitario. Muchas veces es el trabajo de los artistas el encargado de reflejar esas transformaciones. Ellos nos recuerdan cuánto hemos cambiado. Incluso, aquello que percibimos puede llevarnos al cuestionamiento personal hasta preguntarnos ¿Qué nos falta?

Sin embargo, algunos espacios solo nos pueden brindar un buen momento que recordaremos con sonrisas. Sea cual sea la forma en la que recibimos aquellas actividades, estas nos sensibilizan. Somos parte de la actividad creadora aun cuando solo observemos. A través de ellas nos liberamos, nos desarrollamos y algunos dicen que hasta nos sanamos.

Beneficios para la salud

Una de las razones por las que las actividades culturales nos resultan atrayentes, es porque nos generan nuevas experiencias y sensaciones, sean desde satisfacción a desagrado o tranquilidad a angustia. Sin embargo, además de estimular nuestra mente, pueden producir mejoras en nuestra salud.

Estudios han revelado que, tanto en hombres como mujeres, las personas que asisten a museos, teatros y otras actividades son más sanos y felices que quienes que no lo hacen. Esto implica que en ellos disminuyen los niveles de estrés, ansiedad y depresión. De este modo, es posible afirmar y evidenciar el impacto positivo de dichos panoramas en el ser humano.

Fue así como la Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria de Noruega, luego de llevar a cabo una investigación sobre el tema en cuestión, ha calificado dichas actividades culturales como «creativas». Esto a pesar de que sean actividades presenciales, en las que solo nos encontramos observando y experimentando. Es por esto por lo que además sirven como indicadores de un mejor estado de salud física y mental.

Empezar una nueva sección

 Las actividades culturales, como hemos visto, son más que un entretenimiento de fin de semana. Además de servir como distractores de la rutina, que puede ser muy agotadora, nos entregan beneficios como sentimientos de agrado y alegría, ayudándonos emocionalmente.

De esta forma y con la motivación de compartir nuestro interés por las actividades culturales, es que hemos querido dedicar una sección de la revista a presentarlas e invitar a los lectores a participar de ellas, ya sea individualmente o con amistades.

Asimismo, además de compartir nuestras experiencias en exposiciones, talleres, muestras de arte y música u otros, informaremos de otros eventos que se estén realizando. Esto porque, como se mencionó anteriormente, el calendario cultural para salir de la rutina ofrece múltiples alternativas. Es por eso que trabajaremos en la creación de una cartelera que incluya diversas opciones, con el fin de difundir a los artistas y fomentar una actividad que, como hemos visto, tiene tantos beneficios como las formas deportivas y competitivas de nuestra cultura.

¿Quieres comentar?